Respiración y su relación con las Enfermedades Auto-inmunes

enfermedad auto inmune y respiración

fondosypantallas.com

La relación entre respiración, emociones y salud es algo comprobado.

De hecho, son los propios médicos quienes cada vez más, además del tratamiento, sugieren a sus pacientes hacer ejercicios de respiración, especialmente cuando la “enfermedad” física está acompañada de síntomas como el estrés, la ansiedad, la desconfianza o la baja autoestima.  Y es que mejorar la respiración incide directamente en el estado emocional y por lo tanto ayuda a restaurar el equilibrio y la salud del cuerpo.

En otros artículos hemos recalcado la grandísima ventaja que nos da el ser conscientes del movimiento de nuestro diafragma respiratorio (el “actor principal” de la respiración) para poder influir en él.  El diafragma es una parte de nuestro cuerpo que tiene la maravillosa cualidad de actuar de manera automática y a la vez permitir que tomemos nosotros la iniciativa de su movimiento, y por lo tanto que influyamos directamente en nuestra respiración.  Además, el diafragma a su vez está vinculado con el sistema nervioso y por ello su movimiento en la respiración activa la respuesta de relajación.

Cuando dormimos y cuando estamos relajados los procesos de curación del cuerpo se ponen en marcha; y cuando esta relajación es no solo física sino también emocional, la curación puede acelerarse.  En el caso de las enfermedades auto-inmunes de cualquier intensidad (cáncer, artritis reumatoide o vitíligo, por ejemplo) el miedo está muy presente, por lo que la curación emocional se hace más que necesaria y la mayor parte de las veces acompaña a la propia curación física.

Hay veces que es difícil “resolver” una enfermedad o desequilibrio atendiendo exclusivamente a los síntomas físicos y sin atender el estado anímico de la persona.  La ventaja de la respiración es que podríamos decir que es un “síntoma” o más propiamente una “manifestación física” de los problemas físicos y emocionales.  Y puede ser nuestra vía de acceso, o nuestra “herramienta de trabajo” para atajar los desequilibrios.  De la misma manera que una enfermedad o una emoción  intensa modifican la respiración, mejorar nuestra respiración puede permitirnos modificar la enfermedad y la emoción.

Por lo tanto en los casos de una enfermedad auto-inmune es recomendable revisar la respiración y mejorarla puesto que cualquier mejoría en la respiración influirá positivamente tanto a nivel físico como psíquico.  No obstante, recordemos que la respuesta no está en la respiración, sino dentro de nosotros mismos, pero también que la respiración es precisamente una manera que tenemos de acceder a nuestro interior.

Te deseo una buena respiración y mucha salud.

4 pensamientos en “Respiración y su relación con las Enfermedades Auto-inmunes

  1. Ricardo Hidalgo

    Que hermoso artículo además de científico y bien razonado.. Le impreme a la respiración más de lo uno pudiese imaginar.
    Yo aplico mucho Hipnosis, Relaj., y Respir. y busco respuestas más allá del porqué las Técnicas (la mayoría) son ansiolíticas. Hace muchos años, en Suiza creo, leí algo que el Cerebro al detectar la NO variación del pH debido a que toda Técnica mantiene un ritmo, frecuencia y unos volúmenes de entrada y salida de gases bastante más constantes que lo que uno imaginase y ello determinaría que el cerebro reacciona mandando a “investigar” que sucede y al mismo tiempo enviaría señales a los centros emocionales de “no alarmarse”. Pero como no recuerdo nada muy concreto no sé si esto suena a una chiquillada más que a otra cosa. Si algo de ello les es familiar por favor háganmelo saber
    Muy Atte. Ricardo

    Responder
    1. Lara Autor

      Gracias Ricardo por el comentario,
      En los últimos años se han hecho varias investigaciones que van aportando nuevos datos sobre este tema. Un dato interesante es que la respiración también es regulada por el organismo según sus necesidades a nivel químico (las variaciones del pH que comentas tienen que ver con los niveles de CO2 y Oxígeno sanguíneos). La respiración ayuda a regular rápidamente el pH de la sangre (y por tanto del organismo). Los “sensores químicos” centrales se encuentran a nivel de bulbo raquídeo, pero además hay un sistema periférico de sensores químicos muy importante que es arterial (en carótida y aorta). Si la sangre se acidifica o se alcaliniza tanto los sensores periféricos como centrales lo detectan, y con esta información el sistema nervioso impulsa una regulación del pH a través de la respiración. Dicho de manera sencilla, el organismo detecta los cambios de pH y el sistema nervioso pone en marcha la regulación modificando la respiración entre otras cosas.
      En cuanto al tema de que hay muchas técnicas que son ansiolíticas, quizás te interese leer este artículo, que aunque no habla de pH si se comentan otros efectos del desequilibrio Oxígeno-CO2 que tienden alarmar a quienes los sufren, y cómo cierta manera de respirar despierta la respuesta de relajación.
      Un saludo, Lara.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *