La Salud y la Respiración Óptima

Mediante la realización de ejercicios respiratorios vamos consiguiendo optimizar nuestra respiración, lo cual implica por una parte que alcanzamos un mayor equilibrio interno y un incremento de nuestra energía, y por otra parte que nuestra salud mejora notablemente.  La mejor oxigenación y la coordinación entre la respiración y nuestro sistema nervioso influye en todo el organismo, desde las funciones fisiológicas básicas hasta las complejas,  e involucra también la energía sutil que recorre nuestros meridianos y canales (de ellos tenemos descripciones extensas aportadas por la acupuntura o por el yoga).

En los últimos tiempos hemos visto que no sólo en el ámbito de las técnicas psicofísicas como tai-chi o yoga, sino también en el ámbito de la salud  médica se está haciendo hincapié en aprender correctas técnicas de respiración.  Se ha observado que problemas de salud en general, no sólo del sistema respiratorio, se ven mejorados con la intervención consciente de la persona afectada en su propia respiración.

Incluso la gente que no tiene problemas de salud recurre a estas técnicas de respiración pues está comprobando que al desarrollar una respiración poderosa se ve mejor, se siente mejor, tiene más vitalidad, su energía personal aumenta.

Volviendo al enfoque de la salud, veamos algunos de los efectos que sobre ésta tiene una buena respiración:

SISTEMA RESPIRATORIO

  • Aumenta la capacidad pulmonar
  • Mejora la oxigenación
  • Hay una mejor ventilación y expulsión de toxinas y aire residual
  • Reduce dolores de pecho que tienen que ver con la tensión muscular
  • Ayuda a aliviar problemas de las vías respiratorias como el asma o la bronquitis

SISTEMA CIRCULATORIO

  • Activa y mejora la circulación, descongestionando el sistema
  • La cantidad de oxígeno que porta la sangre alimenta todas las células del cuerpo, incluyendo musculatura y órganos principales como el cerebro o los ojos, que tienen un consumo importante de oxígeno.
  • Masajea al corazón, lo acompasa y le ayuda en su trabajo.
  • El correcto intercambio gaseoso no sólo aporta oxígeno a la sangre sino que ayuda a eliminar de ésta el CO2 tóxico.

ÓRGANOS ABDOMINALES

  • El correcto movimiento del diafragma respiratorio masajea constantemente los órganos abdominales mejorando su función.  Con el rítmico acto de presión-descompresión, la sangre que circula por ellos se renueva, con la consecuente limpieza y oxigenación
  • Estimula el hígado, el bazo y los riñones.
  • Mejora las digestiones y la limpieza del tracto intestinal.
  • Impulsa las labores de eliminación del sistema urinario, estimulando por una parte el funcionamiento riñones y vejiga, y ayudando a la eliminación de hinchazones y edemas por otra.

SISTEMA ENDOCRINO

  • Una correcta respiración ayuda también a la circulación linfática, lo cual facilita la eliminación de toxinas.
  • Da fortaleza al sistema inmunológico.

PIEL

  • La piel es responsable de buena parte de la eliminación de toxinas, y una buena respiración pulmonar permite que las células también “respiren”, realizando mejor ésta labor de limpieza.
  • La piel se tonifica, y mejora su aspecto.
  • Con la respiración pulmonar se activa la circulación lo cual permite que los nutrientes alcancen a las células de la piel, y que los residuos se recojan.

CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU

  • Se produce una mayor relajación.
  • Mejora el descanso.
  • Permite, a través de la conciencia respiratoria,  una mayor conciencia de uno mismo.
  • Mejora la concentración.
  • Abre el pecho fortaleciéndolo y desbloqueando tensiones psíquicas, lo cual mejora notablemente la autoestima.

La práctica continuada de unas apropiadas técnicas de respiración benefician claramente nuestra salud, tanto a nivel físico como psíquico.  Y no olvidemos que son accesibles a prácticamente todas las personas.  Como siempre, hemos de reconocer que buena parte de nuestra salud depende de unos buenos hábitos: una alimentación equilibrada, un ejercicio adecuado y una buena respiración.

2 pensamientos en “La Salud y la Respiración Óptima

    1. Lara Autor

      Como en todo, hay que considerar varias cosas, tu estilo de vida, tu estado de salud, etc., y sin menospreciar la importancia de nutrirse bien, hacer ejercicio, procurar un buen descanso, y otras cosas básicas en el cuidado de la salud, considero que una práctica honesta de ejercicios de respiración, primero te da conciencia de tí mismo (paso fundamental para cualquier avance), y luego multiplica los efectos de otras cosas que estás haciendo pr tu salud (la nutrición, el ejercicio, el descanso, etc.). ¿Cuánto tiempo?, todo el que puedas. Primero dedica unos 10-15 min diarios a hacer los ejercicios, y luego incorpóralos como algo natural en cualquier momento de tu vida. Siempre estamos respirando…

      Responder

Responder a tasdie Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *