Respiración diafragmática y Respiración Abdominal ¿son lo mismo?

respiración diafragmática

imagen wholelifeyoga

La mayoría de las veces no se hace  distinción entre respiración diafragmática y respiración abdominal ya que ambos términos hacen referencia al mismo “tipo” de respiración.  Un término es más técnico y otro más coloquial.

 

Como su nombre indica en la respiración diafragmática es aquella en la que el motor principal es el diafragma respiratorio.  Como sabemos, aunque es el principal músculo encargado de la respiración no es el único, también está la musculatura intercostal, los escalenos e incluso los abdominales, que según en qué fase de la respiración y según qué tipo de respiración trabajan más o menos.  Y cuando se habla de respiración abdominal se hace referencia no al hecho de que trabaje o no la musculatura abdominal sino al hecho de que cuando en la inhalación el diafragma respiratorio se mueve, desplaza a los órganos abdominales y da la impresión de que el abdomen se hincha.

Por ello cuando decimos respiración diafragmática describimos cómo se realiza (con el diafragma) y cuando decimos respiración abdominal describimos uno de sus efectos (movimiento del abdomen).

También es interesante saber que la respiración diafragmática puede practicarse de manera independiente o formar parte de la llamada respiración completa, en la cual no sólo se involucra al diafragma respiratorio sino el conjunto de los músculos que producen la respiración, pues  busca utilizar toda la capacidad pulmonar.   Dentro de la respiración completa es precisamente la respiración diafragmática la que aporta el mayor volumen de aire puesto que el diafragma con su movimiento llena la zona baja de los pulmones (que es la más amplia). Lógicamente, una buena respiración completa se consigue cuando se practica la respiración diafragmática adecuadamente.

Tensión abdominal y respiración diafragmática.

El diafragma respiratorio es un gran músculo que separa el tórax de los órganos abdominales.  En la respiración diafragmática, para producir la inhalación el diafragma se estira y “baja” hacia el abdomen haciendo que el aire entre a los pulmones, y después se contrae y “sube” impulsando el aire hacia afuera.   Así, el diafragma empuja a los órganos durante la inhalación haciendo que el abdomen “salga” y se contrae durante la exhalación haciendo que el abdomen se recoja.

Para que esto ocurra es importante que el abdomen esté relajado.  Si está tenso, impide que el diafragma se mueva libremente.  Por ello una de las causas de que la respiración sea insuficiente o superficial es la tensión abdominal.  Relajar el abdomen facilita la práctica de la respiración diafragmática, y a su vez, una práctica continuada de respiración diafragmática ayuda a ir relajando las tensiones.

Ventajas de la respiración abdominal

  • aporta una gran cantidad de oxígeno
  • limpia la sangre y ventila los pulmones
  • la respiración diafragmática activa la respuesta de relajación del organismo
  • masajea al corazón y estimula la circulación
  • moviliza los órganos abdominales
  • ayuda al tránsito intestinal

Cómo practicarla: aquí

Y muy importante:

Al practicar la respiración diafragmática o cualquier otra técnica de respiración, ten presente NO Forzar.  Al forzar hay tensión, y si hay tensión la respiración se restringe.  Tómate tu tiempo, trátate amablemente y sé paciente.

4 pensamientos en “Respiración diafragmática y Respiración Abdominal ¿son lo mismo?

  1. Marian

    Buenos días Lara,
    Quería hacerte una consulta. En este artículo hablas de que para hacer la respiración diafragmática el abdomen debe estar relajado, pues bien, en mi caso resulta que estuve haciendo técnicas de relajación dirigidas durante medio año, pero tuve que dejarlas porque un día sin más empecé a respirar forzando. Yo no era consciente, sólo veía que cuando hacía las respiraciones tumbada antes de acostarme no me relajaba sino todo lo contrario. Seguí yendo con la enfermera que me hacía la terapia pero cada vez iba a peor, hasta que llegó un punto que me causaba mucha ansiedad y tuve que dejarlo. Era intentar coger aire profundamente y ponerme de los nervios.
    Ahora llevo tiempo que no los practico “enserio”, he intentado retomarlo yo sola pero la gran mayoría de las veces no consigo que el aire pase al abdomen…
    ¿Hay alguna manera de facilitar la relajación del abdomen? Es que creo que ese debe ser el problema.
    Muchas gracias!

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Marian, buenos días y gracias por comentar.

      Yo no diría que la relajación del abdomen sea tu problema, aunque siempre ayuda porque al relajarlo permitimos que el diafragma se mueva mejor. Me explico…

      Algo que ocurre muchas veces es que cuando se enseñan ejercicios de respiración se hace un enfoque en “dirigir” la respiración (contabilizar tiempos de inspiración y expulsión, definir cómo se deben dar los pasos, etc.) y no en hacer que esa respiración sea no sólo más amplia (por la oxigenación y ventilación pulmonar) sino también más fluída. Se trata de dirigirla pero amablemente, sin forzar en ningún momento, pues al forzarla podemos bloquearnos.

      Otro aspecto importante (además de hacerla fluida) es enfocarse en hacer la expulsión un poco más larga y no la inspiración más profunda… Esto puede marcar la diferencia entre ponernos “de los nervios” o relajarnos. En este artículo y en este otro lo describo más detalladamente.

      Si el objetivo de tus ejercicios de respiración es alcanzar la relajación, yo te recomendaría enfocarte en alargar la expulsión, olvidarte del abdomen (pues posiblemente al estar pensando que debes relajarlo se tense más), y dejar que todo sea más fluido.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *