Cambia tu vida cambiando tu respiración.

Vivimos en un mundo veloz y muchas veces lleno de estrés, y pocos de nosotros respiramos de una manera libre, natural y armoniosa. Como habrás experimentado, la respiración se ve condicionada por nuestras emociones, nuestros pensamientos, y nuestra forma afrontar los retos de la vida, y la mayor parte de las veces nos encontramos respirando agitadamente, superficialmente o con dificultad. Si la respiración es un acto ineludible e imprescindible -con ella comienza y con ella acaba nuestra vida- reequilibrar el ritmo de la respiración y aprender a disfrutar con ella es un paso necesario para nuestra salud y nuestro bienestar.
Una respiración defectuosa nos “mantiene vivos”, pero va socavando nuestra salud física, emocional y mental. Si lo que quieres es vivir plenamente, y no sólo mantenerte vivo o ir viviendo, decididamente tendrás que trabajar con tu respiración. Te adelanto que es un trabajo en el que te vas a encontrar contigo mismo, vas a poder reconocer tus limitaciones y a la vez descubrir tu gran potencial. No hay nada más alentador y satisfactorio que encontrar una manera de romper nuestras ataduras y volar.  Hagámoslo.  La única dificultad es no tomar la decisión de avanzar, pues una vez que comienzas a mejorar tu respiración tu vitalidad aumenta, y con ella tu voluntad y tu optimismo. No lo dudes. No te prives de una de las grandes alegrías de la existencia: la sensación expansiva de una respiración libre, fácil, que involucra la totalidad de tí mismo y te conecta con la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *