Respirar Bien: ¿más Profundo o más Lento?

Creo que es muy importante que algunos conceptos estén bien claros. Esta es la razón de que hoy escriba este artículo que, aunque sea breve, pretende aportar lo que considero una clave muy importante: la salud se asocia más a una respiración lenta que a una respiración profunda.

Existen diferentes técnicas de respiración, y no todas sirven para lo mismo.  Esto es algo que debemos tener muy en cuenta porque, por ejemplo una persona con la tensión alta no tiene las mismas necesidades que otra con la tensión baja, o el ejercicio de respiración adecuado para controlar una crisis de ansiedad no es el mismo que el adecuado para mejorar la oxigenación.

Por lo general, para casi todo, se dice “respira profundo”.  La mayoría de la gente cree en los beneficios de la respiración profunda, pero ésta  no es la panacea, ni es conveniente en todos los casos, de hecho, es una de las causas de la hiperventilación.  Profundizamos un poco en este ejemplo, veremos que la hiperventilación (que muchas veces está asociada a crisis de ansiedad) puede producirse  por respirar demasiado rápido y/o  por respirar demasiado profundo.  En la hiperventilación lo que ocurre es que los niveles de oxígeno y CO2 de la sangre se alteran, pierden el equilibrio, sube la cantidad de oxígeno y baja la de CO2, y ésto que podría parecer algo bueno en realidad es un problema.  Con la falta de CO2 los vasos sanguíneos se contraen, habiendo por ello menos irrigación de las células y por lo tanto menos oxigenación.  Es decir, el asunto no es tener más oxígeno en la sangre, sino que éste se mantenga en niveles adecuados con respecto a la cantidad de CO2.

El objetivo de la respiración es la oxigenación de los tejidos y la depuración de los mismos a través de la sangre y de los pulmones.  Pero ésto no se consigue con un exceso de oxígeno que muchas veces viene de respirar más profundamente de lo normal,  sino del equilibrio gaseoso (oxígeno y dióxido de carbono), tal como hemos comentado anteriormente. Este equilibrio se consigue cuando hay TIEMPO SUFICIENTE para que se dé el intercambio gaseoso en los pulmones.  Y esto tiene que ver con la velocidad de la respiración, pues es en ese momento que no es la inhalación ni la exhalación cuando el intercambio gaseoso se da en los vasos sanguíneos pulmonares.  Es mucho más importante respirar despacio que respirar profundamente.

Lo bueno de la respiración lenta es que está indicada para todos, porque regula la presión arterial (la alta y la baja), porque permite una correcta depuración de la sangre y oxigenación de los tejidos, porque aumenta la vitalidad y mejora el descanso.  Ocúpate de RESPIRAR MÁS LENTAMENTE y no tanto de hacerlo profundamente, pues tu salud mejorará.

22 pensamientos en “Respirar Bien: ¿más Profundo o más Lento?

  1. Pingback: Respiración Profunda: ¿realmente es buena en todos los casos? | Técnicas de Respiración

  2. Pingback: Disnea o dificultad al respirar | Técnicas de Respiración

  3. Cary

    He “descubierto” tu blog y estoy encantada con tus artículos, son de una gran ayuda para mi, estoy diagnosticada con fibromialgia y estoy haciendo todo lo posible para no tomar antidepresivos, pues uno de los problemas que surgen es no poder dormir adecuadamente , por lo tanto el cuerpo no termina de reponerse. Estoy haciendo Chi Kung y tu blog me anima a seguir adelante. Gracias.

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Cary, bienvenida a este espacio. Me alegra saber que estás decidida a buscar alternativas a la medicación, y espero que aquí encuentres cosas útiles. En cuanto a la fibromialgia, y a título personal, te comento que he conocido a dos personas en las que esa afección estaba asociada a un tipo de bacteria intestinal, y al combatirla se redujeron los dolores (es claro que los expertos no acaban de definir cuáles son las causas, pero por ir descartando cosas…). No hay ninguna panacea, ni la respiración -que acompaña todos los procesos vitales- lo es, pero sin duda es una gran herramienta para aliviarnos física y emocionalmente. Gracias a ti por tu comentario.

      Responder
  4. Israel

    DESCUBRI TU BLOG Y ES MUY INTERESANTE, TE COMENTO MI SITUACION PARA VER QUE ME RECOMIENDAS HACER, CUANDO ME ENFRENTO A SITUACIONES DIFERENTES ( HABLAR EN PUBLICO, ESPERAR UNA CALIFICACION, ETC.) ME PONGO NERVIOSO Y MI RESPIRACION SE AGITA, POR LO QUE HE LEIDO EN LAS PREGUNTAS QUE TE REALIZAN , CREO QUE TENGO HIPERVENTILACION. GRACIAS POR LA ATENCION.

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Israel. Un truco fácil y muy útil para calmar la respiración y ayudar a relajarte (tanto si sufres de hiperventilación como si la ansiedad se manifiesta de otra forma): olvídate de “respirar profundamente” y enfócate en expulsar el aire más largamente. Es decir, deja que el aire salga más despacio de tus pulmones, que la inspiración se hará espontáneamente. Y hazlo progresivamente, primero una espiración un poco más larga, luego otro poco más larga, y así hasta que sientas que estás mejor. En este artículo y en este otro lo explico con más detalle.
      Seguro que te ayuda.

      Responder
  5. NILDA GONZALEZ

    Hola andaba buscando información sobre la respiración y me gusto mucho la manera en la explica cada caso, el mio es que me intoxique con chocolate y se me inflamo la glotis impidiéndome respirar bien, me hago el tratamiento que me manda el medico y ya hacen como dos meses que sigo igual o quizás peor porque como que se me olvida respirar y me pongo muy nerviosa y empiezo a respirar muy profundo al punto que se me acelera el corazón y hasta siento rigidez en la boca y presión en el pecho.

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Nilda. En el tratamiento que te dio tu médico por seguro se incluiría lo necesario para tratar esa inflamación (que es la que te impedía respirar), por lo cual en ese sentido fue acertado, y esperemos que esté ya resuelto. Lo que posiblemente te haya ocurrido es que al pasarlo mal (porque no poder respirar es angustioso), esa sensación se haya quedado en ti como una memoria desagradable que vuelve a aparecer cada vez que piensas en ello. Dicho de otra manera, puede ser que recuerdes esos momentos angustiosos y los “revivas”, incluso aunque la glotis ya no esté inflamada.
      Cuando en esa situación haces respiraciones profundas, llevas más oxígeno, el corazón se acelera, puedes hiperventilar, tener mareos, rigidez, presión… Por ello te recomiendo que te enfoques no en la inspiración (siempre decimos cuando alguien está nervioso “respira profundo”) sino en alargar la expulsión del aire. Es decir, no más profundo sino más lento. En este artículo y en este otro, lo describo con más detalle. Espero que te ayuden.

      Responder
  6. Victoria

    Tengo una duda, al meditar me doy cuenta que puedo llegar a tener sólo cinco respiraciones por minuto, no se sí es bueno o no tener tan pocas y estoy preocupada, también he notado que cuando exhalo tardo bastante en cojer otra inhalación, es normal? Porque siempre acabo forzandome la respiracion y me duele el diagrama, gracias

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Victoria.

      Cuando alcanzamos un estado de meditación profunda todos los ritmos corporales se ralentizan. Por eso necesitamos hacer menos respiraciones. Además, gran parte del oxígeno que consumimos lo utiliza el cerebro, y al meditar y frenar el pensamiento necesitamos un aporte menor. Por otra parte el hecho de que en ocasiones llegues a las 5 respiraciones por minuto no indica que durante el resto del tiempo la frecuencia sea la misma.

      Aquí lo que tendríamos que mencionar es que a nuestra práctica es bueno añadirle sentido común y atención plena. Porque al igual que las personas que practican la apnea para inmersiones prolongadas en profundidad (aunque este es considerado un deporte de riesgo y hay otros factores como la presión que en meditación no se tienen en cuenta), al practicar la meditación frenamos voluntariamente los ritmos del cuerpo. Si se trata de un cuerpo saludable, bien nutrido e hidratado, estos cambios de ritmo voluntarios pueden ser algo muy interesante, pero ésto en una persona con ciertos desequilibrios puede no ser recomendable.

      Es importante evitar las brusquedades. De la misma manera que al entrar en meditación lo hacemos progresivamente, al salir también conviene hacerlo así. Esto quiere decir que si estás respirando muy lentamente y consideras que has de respirar más veces, forzar una inhalación no sería el camino, sino ir reduciendo poco a poco los tiempos… así el diafragma no se resentiría. Algo que ayuda es hacer un leve movimiento (por ejemplo un dedo), porque así provocamos que la respiración responda naturalmente, sin tener que dirigirla directamente a ella.

      Y sí, es normal que en tu práctica tardes en volver a inhalar. Si tú te sientes bien, no tiene por qué ser negativo. Hay un tiempo después de la expulsión del aire en el que el oxígeno que está en nuestra sangre sigue alimentando al cuerpo. Pero no lo olvides, atención plena y sentido común. Nada de forzar, o aguantar… sino tratar amablemente al cuerpo.

      Responder
  7. Carolina

    Hola…encontré en este blog algo que me ayudo ya que hace unos dias vengo con disnea ,y percibí hace poco un ataque de ansiedad. .me ayudó xq en ese momento no podía respirar profundamente y eso elevó mis palpitaciones y mi pánico, x lo que recordé este artículo y empecé a respirar mas lentamente hasta que conseguí calmar mi ataque… Gracias

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Carolina, gracias por tu comentario. Sí, es muy importante centrarse en respirar más lento y no más profundo para evitar las palpitaciones y mantenernos en calma. Sigue practicando y seguro que consigues muchos avances.

      Responder
    1. Lara Autor

      Hola Laura,
      Sí, la ansiedad puede disminuir, pero creo que lo más importante es respirar más lento no más profundo (tal como explico en este artículo)

      Responder
  8. richard

    saludos voy a tomar estos consejos de la respiración lenta y no profunda a ver como me va ya que llevo mucho tiempo sufriendo de esa ansiedad que en la mayoría de los casos se me convierte en ataques de pánico solo me puedo controlar con los ansioliticos no es fácil sobre llevar una vida ansiosa y el problema es siempre acordarse de la ansiedad hay momentos que eso se olvida pero es una lucha constantante

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Richard, te recomiendo totalmente que te enfoques es respirar más lento y no más profundo. Parece un detalle pero es súper importante y lo puede cambiar todo. Espero que te vaya muy bien y te encuentres cada vez mejor

      Responder
  9. Carla

    Hola! Twngo una pregunta. .. cuando hago ejercicios siempre te dicen q inhales y exhales dependiendo del ritmo del ejercicio. .. la verdad qur me hace mal hacer eso xq me marea… es como que mi respiración es naturalmente más lenta más tranquila. ..no se si es normal o Está bien… ademas creo q tengo la capacidad de bajar mi respiración en estado de reposo sin forzar.. no se si eso pase pro así lo siento. .. es posible?

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Carla! Hay varios factores. Desde mi experiencia, según el tipo de ejercicio necesitarás respirar más o menos veces. Dicho de otra manera, hay ejercicios más intensos que requieren más aporte de oxígeno y practicándolos el “cuerpo te pide” respirar más ágilmente, pero también hay ejercicios que no requieren que la inhalación y la exhalación se haga con tanta frecuencia. Y por otra parte está la capacidad pulmonar de cada uno, hay quien tiene una gran capacidad y en cada inhalación recoge más oxígeno que otras personas con menor capacidad pulmonar. En tu caso, si ves que te mareas, lo mejor que adecúes la respiración a tus necesidades. Porque ¿por qué no? puede ser que tengas esa capacidad. Siente tu cuerpo y elige lo que en tu caso sea mejor para ti. Un saludo!

      Responder
  10. Noe

    Hola yo también sentía que me faltaba el aire fui de emergencia al hospital por los Mismo pero no estoy seguro dijo mi doctora que era empiezo se neomonia pero ya me quedo eso de respirar más rápido y siento que me ahogo respirando rápido y ya aprendí a respirar lento y si funciona me ciento mejor

    Responder
    1. Lara Autor

      Hola Noe. Espero que estés recuperada! Si… aprender a respirar lento es una clave importante, así que sigamos practicando 😉 Muchas gracias por compartir, y cuídate mucho!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *